Visión general

Una de las muchas singularidades que posee la Serra de Tramuntana, son los preciosos y por suerte extensos bosques perennifolios que tiñen la sierra de verde durante todo el año. Cubriendo aproximadamente el 34% del territorio de la sierra, el encinar (Quercus ilex) junto al pinar (Pinus halepensis) son dos claros ejemplos de arboles esclerófilos, acostumbrados al seco periodo estival del clima mediterráneo. Durante siglos, el aprovechamiento del bosque en la isla de Mallorca ha sido muy intenso, prueba de ello, son los numerosos vestigios de la industria del carbón vegetal y los hornos de cal asociados a la combustión de leña,  que se encuentran esparcidos desde casi el mismo nivel del mar hasta la cota mil. Precisamente, gracias a la buena gestión ambiental de estas empresas ya extinguidas en los años sesenta del siglo pasado, podemos hoy, disfrutar de grandes extensiones de bosque como en pocas otras islas del mediterráneo.

Senderismo por el bosque en Mallorca

Volta a la moleta de Binifaldó

Senderismo en Escorca

Ruta circular con inicio y final en el santuario de Lluc (490m), principal centro de peregrinaje de las islas Baleares ya que atesora una de las escasas vírgenes negras del catolicismo, sa verge de Lluc. El itinerario, traza una magistral circunferencia alrededor de la moleta de Binifaldó (837m) de variado escenario e impresionantes vistas a los grandes macizos de la sierra. Entre todo ello, cabe destacar el bosque mágico de Lluc y sus altas agujas pétreas de formaciones calizas tan dispares como es camell, que superan en muchos metros a las grandes encinas y conforman el campo de lapiaz, más espectacular de la isla. 
Una excursión tan extraordinaria, ¡que hechiza!

1-2 personas 180€. 3-4 personas 190€. De 5 a 8 personas 40€/persona
Dificultad FácilModerado
Distancia y desnivel: 12km y 280m
Tiempo: 4h
Horario: Mañanas y tardes. Salidas ejemplo, 10 y 16h
Disponibilidad: Todo el año

Camí d'es Correu

Senderismo en Esporles y Banyalbufar

Ruta lineal, que empieza en Esporles y termina en el pueblo costero de Banyalbufar. La construcción de las casas con la piedra caliza de canteras próximas en ambos pueblos es un claro ejemplo de la arquitectura tradicional que tanto caracteriza a los pueblos de la Serra de Tramuntana. Esta excursión te sumerge de un buen principio en el bosque de rivera, que te acompaña durante un rato, con el relajante runrún del agua proveniente del torrente de Sant Pere. Bien rápido te vas a dar cuenta de que el bosque cambia de protagonista para adentrarte en el frondoso encinar, que como un museo etnográfico al aire libre, incrementa su valor con innumerables vestigios de la industria del carbón y de la cal. Además, diferentes ventanas irrumpen en el camino, a través del tupido follaje del bosque, con maravillosas vistas a la costa norte. Para terminar en el pueblo de Banyalbufar, un pueblo de fantasía, que todavía conserva la ingeniería hidráulica de los tiempos del Islam, que riega sus antiguas terrazas repletas de viñas, de la finísima variedad de uva blanca malvasía.

1-2 personas 180€. 3-4 personas 190€. De 5 a 8 personas 40€/persona
Dificultad Fácil
Distancia y desnivel: 8km y 300m
Tiempo: 3h
Horario: Mañanas y tardes. Salidas ejemplo, 10 y 16h
Disponibilidad: Todo el año

Consulta nuestras otras rutas de senderismo